Activar anuncios en Google, los denominados Google Adwords, es en general una idea a tener al menos en cuenta. Sin embargo, toda acción de comunicación debe ser fruto de una estrategia previa de negocio, donde alineemos todas nuestras acciones de comunicación habiendo previamente elaborado un Plan estratégico en el que contemplemos cuáles son nuestros objetivos, cómo queremos posicionar nuestra marca, y qué productos son los que queremos destacar de nuestra consulta médica.

Si bien el tabú que significaba para los médicos publicitarse en medios tradicionales como  la televisión y la radio era un escollo, el elevado coste de las campañas también hacía que muchos galenos fueran poco proclives a realizar campañas.

Internet y Adwords han modificado el escenario, pero no por ello las estrategias.

Lo haría yo pero no tengo tiempo para dedicarme a ello es una frase recurrente entre nuestros clientes. Pero les aseguro que aunque yo tuviera tiempo para realizar una cirugía, sin los conocimientos, experiencia e instrumental que la misma requiere, sería difícil que fuera exitosa.

Y es que si bien hacer funcionar Adwords es fácil, hacerlo de forma optimizada y eficaz es complejo ya que requiere tener en cuenta muchos parámetros. Por ello, si queremos tener una buena conversión y convertir nuestra inversión en Adwords en la adquisición de servicios es importante contar con un profesional o, al menos, formarse en esta herramienta.

¿Queréis conocer algunos de los errores más comunes de planteamiento de la campaña?

  1. No definir qué queremos

Hemos encontrado muchas veces campañas en las que nos indican el número de visitas a la página. Y cuándo le preguntamos si su objetivo era potenciar las visitas de su web, nos dijeron que no, que querían captación de nuevas visitas.

Así que primero deberíamos tener claro qué queremos conseguir con nuestra campaña y fijar un objetivo que puede ser variado.

  • Aumento de visitas
  • Captación de leads
  • Rellenar formularios
  • Compras online

Cuándo definamos nuestros objetivo, debemos tener claro qué podemos invertir en él. Es decir, si mi producto cuesta 5€, no tiene mucho sentido que cada compra me cueste 7€ de anuncios.

Esto nos permitirá definir el marco económico máximo que nos podemos permitir para valorar si la campaña es o no rentable. También es cierto que debemos tener en cuenta, en el caso de los servicios, las visitas recurrentes, la fidelización, etc.

  1. No pensar antes en nuestro público, nuestros producto y que buscarán en Internet:

2.1. Diferentes tipos de productos

Existen los productos de compra impulsiva, los productos de compra reflexiva, más caros, más baratos, etc. Todo ello implicará que el comportamiento del comprador de Adwords será diferente.

Quizá, para comprar un producto de estética que cueste, por ejemplo, 1.000€, el comprador entrará en el enlace, luego visitará nuestros médicos, luego irá a comparar a la competencia y, quizá, el cabo de un mes volverá a nuestra web y pedirá una cita informativa.

¿Eso significa que el primer clic no ha tenido éxito? No. Significa que debemos entender que hay un proceso para realizar una compra y que debemos facilitárselo.

2.2. Diferentes tipos de personas con diferentes objetivos

Es importante entender también que un gran número de clics no significa un gran número de conversiones y que quizá estamos gastando mucho dinero en personas que nos visitan como si fuéramos la Wikipedia.

Esto pasa mucho si defines incorrectamente las palabras clave de cada campaña. Puedes gastar mucho dinero en personas que sólo quieren información y no adquirir ningún producto.  Aunque si lo que quieres es aumentar el número de visitas a la web, ellos pueden ser tus amigos 🙂

2.3. Segmentar

Además, es importante entender quién comprará nuestro producto  para poder segmentar bien el público con el máximo de características posibles, incluyendo zona geográfica, sexo, etc..

  1. No definir bien las palabras clave

Esta parte es fundamental. Es importante realizar un estudio de palabras clave antes de iniciar una campaña de Adwords. Debemos ver las búsquedas de cada una de ellas y de sus posibles combinaciones. A menudo, como más específicas sean, mejor.

Es mejor poner: “dónde hacerse un lifting en barcelona“, que “lifting“. En el segundo caso conseguirás muchos clics (pagando) que no te interesan y que sólo quieren información o hacerse un lifting en Madrid.

  1. No entender que la landing page es clave para la conversión

Simple, eficaz, con los textos bien pensados, la URL optimizada . Con formularios sencillos y claros, con la mínima información necesaria.

  • Debe ser responsive y verse bien en móviles.
  • Que tus formularios funcionen
  • Que no tarde en cargar
  • Debe responder exactamente a aquello que dices en tu anuncio y nunca intentar engañar para conseguir más visitas. Analiza tus páginas de destino antes de crear ningún anuncio.

Podríamos añadir muchas más.

  1. No estructurar bien tus campañas

Es importante ser específico. Por ello, cada grupo de anuncios debería ser un producto o un servicio de tu web y dentro de cada grupo de anuncios deberías poder realizar diferentes anuncios para valorar qué palabras, que redacción y qué información está convirtiendo más a tus usuarios con el objetivo de mejorar.

Ya tendrías la primera parte hecha. Ahora sería empezar la campaña en la que SOBRE TODO, no dejes de MEDIR!!!!!